-¿Qué dice usted? ¿Se sabe dónde está ese ángel?

-Ese ángel está en el Pardo, que es el Paraíso a donde son llevados los angelitos que piden limosna sin licencia.

-Bromas de usted.

-¡Humoradas de la vida, Sr. de Ponte! Yo sabía que la Nina se arrimaba a la puerta de San Sebastián, por pescar algún ochavo… La necesidad es terrible consejera. ¡Cuando la pobre Nina lo hacía!… Pero yo no supe hasta hoy que anda emparejada con un moro ciego, y que de ahí le viene su perdición.

-¿Está usted seguro de lo que dice?

-Lo he visto. A mamá no he querido decirle nada, porque no se disguste; pero… ya estoy al tanto. En una redada que echaron los policías, cogieron a Nina y al otro, y les zamparon en San Bernardino. De allí me les empaquetaron para el Pardo, de donde me mandó Nina un papelito, diciéndome que haga un empeño para que la suelten… Veréis lo que hice esta mañana: alquilé una bicicleta y me fui al Pardo… Antes que se me olvide: si sabe mi mujer que he paseado en bicicleta, tendremos bronca en casa. Tú, Polidura, ten cuidado de no venderme: ya sabes cómo las gasta Juliana… Pues sigo: me planté allá, y la vi: la pobre está descalza y con los trapitos en jirones. Da pena verla. El moro es tan celoso, ¡Dios! que cuando me oyó hablar con ella se puso frenético, y me quiso pegar… ‘Galán bunito -decía-,mí matar galán bunito’. Por no escandalizar, no le di un par de morradas…

Misericordia

Address & Contact

GPS:

40.4274072, -3.7107195

Obtener ruta