Quedáronse solos… ¡Con qué arte se disculpaba Felipe, y qué vueltas y revueltas tomaba su pensamiento para evadir la dialéctica de su amo que, implacable, le perseguía! ¡Qué de mentiras dijo, y cuántas combinaciones de lugares y horas hizo para encontrar disculpa cumplida de su tardanza!
«Para que veas cómo no te valen conmigo tus embrollos –le dijo Miquis riendo–, te voy a probar que soy adivino. Sin moverme de mi cama sé dónde has estado: te he visto, Felipe, te he visto, aunque no nací en Jueves Santo, como mi señora tía. Has estado en el café de Diana tomando copas; te has emborrachado… No hacías más que aplaudir a la tiple y decir barbaridades… Y seguramente eres hoy hombre rico, porque allí sacaste muchas pesetas… A ver, hombre, enseña esos tesoros… abre esos bolsillos…».

CENT

Address & Contact

GPS:

40.4194814, -3.7007805

Obtener ruta