Con miradas no más expresó Nina su lástima del pobre ciego, su decisión de no abandonarle, y su conformidad con todas las calamidades que quisiera enviarle Dios. Y en esto, Antonio Zapata, que a su casa volvía, vio a su mujer en el grupo; llegose a ella presuroso, y enterado de lo que hablaban, aconsejó a Benina que llevara al moro a la consulta de enfermedades dermatológicas en San Juan de Dios.

-Más cuenta le tiene -afirmó Juliana- mandarle para su tierra.

-Luejos, luejos -dijo Almudena-. Dir nos Hierusalaim.

-No está mal. ‘De Madrid a Jerusalén, o la familia del tío Maroma…’. Bueno, bueno. A otra cosa, mujercita mía, no pegues y escucha. No he podido hacer tus encargos, porque… te digo que no pegues.

Misericordia

Address & Contact

Address:

Calle Atocha, 60

GPS:

40.411997, -3.6986691

Obtener ruta